• SÍGUENOS:

10 de septiembre de 2008

La mosca de la fruta no resulta un problema fitosanitario en los limones murcianos de cara a su exportación a EEUU


La mosca de la fruta (Ceratitis capitata) no resulta un problema fitosanitario en las variedades de limón cultivadas en la Región de Murcia, ya que la acidez que presentan los frutos y otras características físico-químicas hacen que éstos no sean receptivos a sus ataques.

Éstos son los primeros resultados obtenidos por el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), que se han expuesto en una reunión celebrada recientemente entre representantes de la Consejería de Agricultura y Agua, el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, la Asociación Interprofesional de Limón y Pomelo (Ailimpo), y representantes de los servicios de Sanidad Vegetal de la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana.

 

Según el director general de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, «la mosca de la fruta es un problema fitosanitario en determinadas variedades tempranas y de media estación de naranjo y mandarino, así como en la mayoría de especies de frutales de hueso. Las hembras de este díptero realizan las puestas debajo de la epidermis de los frutos ya maduros donde posteriormente se desarrollan las larvas, alimentándose de su pulpa y ocasionando los problemas de agusanado».

 

Sin embargo, añade el responsable autonómico, este díptero, considerado una plaga de cuarentena en EE.UU., «no resulta un problema fitosanitario en las variedades de limón cultivadas en la Región de Murcia, según han podido constatar los investigadores del IMIDA».

 

Este protocolo de investigación se está desarrollando en nuestra Región en cumplimiento de las exigencias establecidas por las autoridades fitosanitarias de los EE.UU., con motivo de la detección de larvas vivas de mosca de la fruta en partidas de limón Verna (variedad más exportada a este país) procedentes de España. Para superar los rigurosos controles americanos, el limón ha de someterse a una cuarentena de frío para asegurar la muerte de la mosca de la fruta, lo que puede provocar la aparición de manchas que dañen la calidad de los cítricos e influyan negativamente en su comercialización.

 

Herramienta útil

Se considera que este protocolo fitosanitario experimental es una herramienta muy útil para aquellos productores que tengan sus fincas registradas para la exportación de limón a EE.UU., y avalará que las producciones obtenidas cumplen con la legislación de los países de origen y de destino, evitándose así posibles problemas de rechazo o dificultades a la hora de su exportación.

En dicha reunión, los técnicos responsables de estos trabajos propusieron variaciones del protocolo de investigación inicial, con el fin de evitar posibles conclusiones erróneas. No obstante, según García Lidón, «tras finalizar la presente campaña se volverán a analizar los resultados en mayor profundidad para presentarlos a las autoridades fitosanitarias americanas».