• SÍGUENOS:

6 de abril de 2004

El bajo precio del limón español inquieta al sector exportador de Tucumán


La fruta de la región de Murcia y del sur de Alicante se cotiza a valores que no justifican su cosecha. Este hecho tornó imprevisible las contrataciones desde Tucumán.

Como no había ocurrido desde hace muchos años, el precio del limón español en origen experimentó en los últimos días una caída que llegó a los niveles más bajos de su historia. La misma se registró tanto en el campo como en el limón confeccionado a la salida de los almacenes españoles. En los principales centros de venta de Europa los precios registraron igual caída.

En estos momentos, los productores de limón de la región de Murcia y del sur de Alicante, (principales regiones productoras del limón hispano), están atravesando uno de sus peores momentos. Los precios de los limones en origen (en el árbol) están casi por el suelo, ya que el precio medio se sitúa en 0,06 euros/kilo, y llega en algunos casos a valores entre 0,10 y 0,14 euros/kilo para los de mejor calidad y rendimiento. Mientras, los costos de producción alcanzan valores cercanos o superiores a los 0,10 euros/kilo.
Las organizaciones profesionales agrarias creen que el problema de la caída en los precios en campo se debe a un exceso de producción durante la presente campaña exportadora, mientras que el sector comercial puntualiza una “inapetencia comercial o falta de demanda actual” por parte de los principales mercados europeos, como Alemania, Francia y el Reino Unido.

Para la organización de jóvenes agricultores de Alicante (ASAJA), la situación por la que atraviesa el limón fino (Primofiori o limón de invierno) se debe a un exceso de producción, “ya que se realizaron muchas plantaciones de limones en los últimos años, y si a eso se acompaña que la demanda no es fluida en estos momentos en los principales mercados de exportación, el panorama no es muy alentador para los productores que además están seriamente afectados por una pertinaz sequía que dañó especialmente al cultivo de los cítricos en la Vega Baja del Segura”.

La mayoría de las asociaciones de productores limoneros de España señalan que la situación de precios los llevará a la ruina ya que actualmente los costos de producción superan a los valores de venta en el campo en las regiones de Alicante y Murcia. Actualmente no se compra mucha fruta ni en campo ni en los almacenes, como consecuencia de la falta de demanda en los mercados a pesar de existir una oferta muy fuerte de limones fino, especialmente en las comarcas de la Huerta de Murcia y el propio Campo de Cartagena.

Algunos productores españoles señalaron a LA GACETA Rural que para estas fechas el precio del limón fino en el árbol tendría que estar vendiéndose por arriba de los 0,20 euros/kilo y el limón Verna (limón de verano) de los 0,30 euros/kilo en el campo, cifras distantes de las actuales.

Respecto del limón vendido en la puerta de los almacenes, en confecciones muy delicadas y de máxima calidad para exportación, el precio tendría que superar los 0,50 euros/kilo, frente a los 0,38 euros/kilo que se vende en la actualidad, según se desprende de la información semanal de la interprofesional AILIMPO. Esto muestra a las claras que hoy, la situación de los precios del limón español no es nada positiva, aunque matiza que el limón de alta calidad, con calibres centrales, no encuentra grandes problemas para poder venderse. Sin embargo, con el limón pequeño y con una calidad regular, su salida comercial es más difícil y muchos están aún en los árboles porque sus precios no justifican ni siquiera cosecharlos. Estos valores de ventas no tendrían que preocupar sólo a los productores y exportadores españoles sino también a los argentinos, ya que en la actualidad el precio tan bajo de ventas en Europa arrastraría en su caída al limón argentino que comenzará a llegar a Europa a mediados de mayo. En la Argentina, a pesar de que ya comenzaron las exportaciones a Rusia y a otros países del sudeste Asiático, aún existe desconcierto respecto de las fechas de inicio de los envíos hacia Europa. Los elevados precios pedidos por los productores dueños de la fruta (en árbol y en empaques), sumados a los magros precios pagados por el limón ya confeccionado en los principales mercados de Europa, está llevando a que las políticas o estrategias seguidas por las empresas compradoras (exportadoras) sean muy conservadoras hasta que el panorama se aclare en los próximos días. La gran cantidad de empresas que fracasaron en sus negocios exportadores durante la campaña limonera pasada, hizo que los exportadores sean cautelosos en sus políticas de compra. Lo difícil e impredecible que se presenta la actual campaña, llevará a que se piensen dos veces las decisiones a asumir a la hora de llevar adelante cualquier contrato de compra y venta de los limones de Tucumán. Ya ha empezado la recolección de limón en Tucumán, fundamentalmente con destino al mercado interior en fresco y sobre todo para obtener jugos y aceites.

La sequía impactaría en el resultado de la cosecha citrícola. “En principio, mucha fruta presenta un menor tamaño”, indicó un citricultor

La fruta no iguala en calidad a la que se emplea en la campaña exportadora, que comenzaría a fin de mes con los primeros envíos a Rusia. En realidad, la cosecha citrícola propiamente dicha se inicia en mayo, cuando el sector empieza a exportar limones a la UE

“El limón que se venderá en Rusia estará listo para ser cosechado a fines de este mes, aunque es posible que se obtenga algo a fines de la primera quincena”, señaló un operador. En cuanto a la UE, sostuvo que este mercado se encuentra abastecido todavía por el limón de España. “Faltan 60 días para que comience la verdadera campaña citrícola en Tucumán”, indicó la fuente.